EL IMPAGO DE CUOTAS HIPOTECARIAS TRAS EL DIVORCIO

El pago de la hipoteca es una obligación que los cónyuges contrajeron en el momento de la firma del contrato. Y eso no cambia con el Divorcio pues ambos son deudores solidarios y el banco puede reclamar el pago a cualquier de ellos.

En consecuencia, aunque tras el Divorcio uno de los miembros de la pareja no conviva en el domicilio familiar por haberse atribuido su uso al otro cónyuge y a los hijos, debe seguir abonando la cantidad hipotecaria que le corresponda.

A mayores, las mensualidades de la cuota hipotecaria del domicilio familiar se equiparan a la pensión de alimentos de los hijos y no pagarlas constituye un delito de abandono de familia, al poner en riesgo el techo de los hijos menores comunes.

 

Otras publicaciones de Abogados García-Míguez:

https://abogados-garcia-miguez-a-coruna.negocio.site

https://www.facebook.com/abogadosgarciamiguez

https://abogadosgarciamiguez.blogspot.com.es

https://twitter.com/abogadoscoruna

https://www.instagram.com/abogadosgarciamiguez

https://www.youtube.com/channel/UCXfT_OWZeffRfuXR7RDYm0Q